Miércoles, 01 Marzo 2017 21:06

Dalí, genio y publicista

Escrito por
Valora este artículo
(6 votos)

“La única diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco”.

Dalí

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech marqués de Dalí y de Púbol mejor conocido como Salvador Dalí, es famoso no sólo por sus pinturas alucinantes, sino por ser el precursor del surrealismo y porque su trabajo ponía en el mapa nuevamente a la pintura española. Es también en cierto modo, el precursor de las fotografías de facebook donde la gente para la trompa o abre los ojos lo más que puede como una vaca.  Además se puede considerar un provocador profesional al expresarse de sí mismo en tercera persona como si fuera un dios. Se cuenta que fue expulsado de una importante escuela de arte por decir a los profesores que no eran quien para evaluar su obra. Pero en verdad que este tipo tenía razón y el tiempo hizo que su victoria moral y artística fuera tan aplastante que sus maestros no pudieron hablar cosa alguna con seguridad; ni siquiera si la clase era de los colores primarios. Los elementos ideográficos, simbólicos y técnicos de su obra son tan difíciles aún de comprender y/o interpretar como sobrevivir una quincena en México con el salario mínimo. En serio.

Salvador Dalí nació en una provincia de España en 1904, su familia era de la clase media- alta, cuando Dalí era pequeño sus padres lo llevaron a la tumba de su hermano mayor y le dijeron que él era la reencarnación del difunto hermano –que por cierto también se llamaba Salvador Dalí-, información que Salvador Felipe creyó a la letra. Cuando tenía 16 años su madre murió, y su padre se casó con una hermana de ésta, situación que Salvador desaprobó y que terminó por hacer estragos en la relación, hasta el punto de que años después Dalí dio a su padre un preservativo con semen diciéndole: “Toma, ya no te debo nada”. No sabemos qué más pasó en ese encuentro, pero después se vio a Dalí y todos constataron que tenía todos sus dientes.

En lo referente a su obra se puede contar que Dalí realizó su primera exposición –y con bastante éxito- a los 14 años, tuvo una carrera prolífica y excitante, realizó participaciones en dirección de cine (junto con Luis Buñuel, en “Un perro andaluz” de 1929), en literatura, en escultura, ilustración de libros y otras. En este sentido entabló relación con todos los grandes artistas de su tiempo, el ya mencionado Buñuel, Pablo Picasso, Joan Miró y otros. De sus pinturas se dice que combinó técnicas y simbolismos de los renacentistas, modernistas y otros istas de relevancia, sus pinturas abordan temas fundamentales como la relación del hombre y del tiempo, la consistencia de la percepción de la realidad y la locura.

Dalí fue criticado duramente por su extravagante vestimenta, su bigote enroscado y largo quizá imitando a Velásquez, y su costumbre de exaltar su propia genialidad, recursos todos que según los críticos usaba como auto-publicidad. En conclusión se puede afirmar que repasar la historia de la pintura y del arte en general sin detenerse en la obra de Dalí es simplemente peor que cantinflear.

Como curiosidad. Dalí vino a México donde fue entrevistado por Jacobo Zabludovsky, después al irse, le preguntaron si regresaría a México y Dalí contestó: “No, ¿cómo podría regresar a un país que es más surrealista que mi obra?”. 

Modificado por última vez en Jueves, 02 Marzo 2017 01:45
Edson Javier Aguilera Zertuche

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara, Maestro en Estudios Filosóficos y Licenciado en Filosofía por la Universidad de Guadalajara. Profesor de la Maestría en Derecho, la Maestría en Administración de la Universidad Enrique Díaz de León y de la Licenciatura en Intervención Educativa de la Universidad Pedagógica Nacional. Autor de diversos libros y columnista.