Viernes, 11 Mayo 2018 13:53

La escuela politécnica, ideas socialistas en las fauces del capitalismo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La escuela politécnica: el socialismo en las fauces del capitalismo

Por: Enrique Casillas

 

Las culturas subordinadas […] participan de momentos de

autoproducción así como de reproducción; son contradictorias por

naturaleza y llevan la marca tanto de la resistencia como de la reproducción.

(Henry A. Giroux)

 

Durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas, entre 1934 y 1940, México experimentó una importante serie de sucesos relacionados con la vida económica y cultural que en gran medida marcaron el desarrollo de las décadas ulteriores. El General Cárdenas abrió las puertas del país a los transterrados españoles que fundarían la Casa de España que a la postre sería el Colegio de México, nacionalizó el petróleo y se decidió por la instauración de la educación socialista en México.

En este entorno de trascendentales cambios encontramos un dicho de Cárdenas, citado por Monteón González (1986), que empata con la idea marxista de escuela:

[buscaba terminar con] . . . la escuela anodina, que sólo enseña a leer, a escribir, a clasificar las plantas, que desarrolla, en fin, una habilidad manual e intelectual en cada individuo y que lo deja entregado a sus propios impulsos. La escuela es un arma de combate, un instrumento de precisión que hace conocer la vida social, que la crítica y la sujeta a la influencia de las normas transformadoras.

Por su parte, el proyecto educativo marxista, de acuerdo con Jesús Palacios, que cita e interpreta a Marx y Engels, pretende que “la enseñanza intelectualizada, con su contenido de clases específico debe ser sustituida por una «pedagogía del trabajo»” (1984, pág. 342).

Así, esta educación cardenista, que es al tiempo marxista, pretende pasar de una escuela que enseña contenidos ajenos a la formación para el trabajo a una escuela que constituya una iniciación en la vida productiva; pero ésta es una escuela que, como todas, requiere de un entorno social más amplio que la escuela misma, es decir, una escuela inserta en un entorno socialista. En este sentido es que considero que el modelo educativo socialista instaurado por el General Cárdenas vino a fortalecer la reproducción social de la división de clases propia del capitalismo, en particular, la Escuela Politécnica.  

El nuevo modelo vino a afianzar la visión capitalista de la forma más eficiente posible: educó a la clase obrera para incorporarse a la producción y negociar con su único capital, el trabajo. De esa forma, la escuela socialista del programa cardenista fortaleció al capitalismo a la manera que lo definen Baudelot y Establet (1980, págs. 252-254): ellos afirman que el “aparato escolar” contribuye en la reproducción del status quo capitalista por dos vías, primero contribuyendo a la formación de la “fuerza de trabajo” y a través de la inculcación de la ideología burguesa.

En el caso de la educación socialista instaurada por Cárdenas en su Plan sexenal, la primera vía se cumple a cabalidad, forma para el trabajo, aun cuando la segunda no, en tanto que la educación logró inocular la base ideológica que afianzó la conciencia de clase que habría surgido en México de los proyectos obreros del sindicalismo católico de principios del siglo XX y el proyecto agrario de la Revolución Mexicana.

Formar para el trabajo, misión hacia la que tiende la educación socialista se desarrolló a cabalidad, pero México no se convirtió en un país socialista.

El Instituto Politécnico Nacional, creado en 1936 con fundamento en las ideas educativas socialistas e, incluso, con el nombre mismo que daría Marx a uno de los atributos esenciales de la educación, “politécnica”, vino a constituir el símbolo nacional de la formación técnica de nuestro país, vino a convertirse en el medio por el cual los obreros accederían a la formación científica polivalente a la que aspiraba el socialismo, aun cuando después volvería al modelo liberal de la especialización (Rodríguez A., 2002).

Que el IPN, como el resto de escuelas politécnicas que se abrieron en todos los estados del país haya formado para el trabajo fue un paso ambicioso en la agenda socialista en México; sin embargo, México siguió orientado en su economía por la lógica capitalista, lo cual convirtió al proyecto emancipador de clase de la educación politécnica en una aspiración frustrada y contraproducente, pues fue una herramienta más, muy efectiva, para fortalecer las relaciones sociales propias del capitalismo, en que hay una masa obrera que vende como mercancía su trabajo a una reducida clase capitalista que es propietaria y controladora de los medios de producción.

REFERENCIAS:

Baudelot, C., y Establet, R. (1980). La escuela capitalista. México: Siglo XXI.

Monteón González, H. (abril-junio de 1986). El Instituto Politécnico Nacional: proyecto educativo revolucionario del Cardenismo. (ANUIES, Ed.) Revista de la Educación Superior, 15(58).

Palacios, J. (1984). K. Marx y F. Engels: Las bases de la pedagogía socialista. En J. Palacios, La cuestión escolar (págs. 334-350). Barcelona: Laia.

Rodríguez A., M. d. (2002). Historia de la educación técnica. Obtenido de Diccionario de Historia de la Educación en México: http://biblioweb.tic.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_14.htm

Modificado por última vez en Viernes, 11 Mayo 2018 14:01
Enrique Casillas

Profesor de Literatura y de redacción desde la perspectiva sociocultural, porque todas las palabras están condicionadas por lo social y éstas modelan a la sociedad. Me encanta pensar la escritura académica y la educación, a eso me dedico.