Martes, 20 Agosto 2019 03:40

Si Dios está conmigo ¿quién contra mí?

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Si Dios está conmigo ¿quién contra mí?

Por Mario Grana

 

Dos jinetes se encuentran en medio de un solitario páramo. Caballeros armados que levantan sus viseras e intercambian saludos según corresponde a su honor y a la cortesía. Después de este ritual, uno de los caballeros informa a su homólogo que se dirige al encuentro con su hermosa y muy querida amiga (amada) quien es, a su parecer, la más hermosa de todas las mujeres bajo el cielo y que si alguien duda de ello tendrá que combatir con él, quien tendrá el favor de Dios como juez y le otorgará la victoria, legitimado así tanto su honor como su aseveración sobre su amiga.

El otro caballero, responde que cómo puede él dar la razón a lo expresado, si él mismo no ha visto con sus propios ojos, ni conoce a la mujer susodicha. Pero su razonamiento es rechazado y en instante ambos caballeros se arman con sus espadas y escudos y la pugna comienza.

Este es un episodio dentro de una novela romántica, de fantasía caballeresca, encontrada en los relatos del “Amadís de Gaula”. En ella encontramos la alegoría al honor en las justas, presididas por el mismísimo Dios, quien siempre tendrá en su favor a los nobles caballeros y sus ideales. La justa, el combate, termina con el caballero que no juró sobre la aseveración de la belleza de la amada de su homólogo vencido y magullado por los golpes del orgulloso y presuntuoso que defendía “el honor” de su amada.

Traer a nuestro horizonte, a nuestros paradigmas éticos este conflicto ficticio, genera una discordancia, una fractura en nuestro condicionamiento ético, pues los ideales son tan incompatibles que difícilmente, o imposiblemente, podremos comprender la necesidad o la razón para ir rompiendo madres a todo aquel que no jure que nuestra amada o amado, es el más hermoso del mundo.

Abriendo nuestro juicio, extendiendo nuestro criterio para comprender este paradigma, podremos encontrar analogías a tales ideales, las encontramos en situaciones cotidianas y comunes que, aunque comunes y cotidianas, no dejan de ser miserables y mediocres: Defender el “honor” de nuestro equipo deportivo; defender el “honor” de nuestros símbolos patrios; defender el “honor” de nuestro barrio; de nuestra familia; de nuestra novia, esposa, esposo, novio, hermano.

Los ideales románticos que quizá en algún momento histórico fueron tan pesados como nuestro actual entendimiento de derechos civiles y humanos, nunca han abandonado a la sociedad (a considerar). Esos ideales de antaño, de ambigüedad conceptual, siguen vigentes quizá en distintos objetos, pero con el mismo valor intrínseco por el cual se suceden atroces actos que encuentran su justificación en tales valores.

“La libertad”; “La justicia”; “La paz”; “La igualdad”... payasadas ideológicas que son necesarias para mantener en pie el sentido significativo de aquello que es naturalmente humano. Quizá y tras leer lo anterior, piense que existe un error en esta aseveración, pero no es así, intercambie los anteriores conceptos por otros infames que nuestra modernidad ha estigmatizado como “ideologías” huecas y fallidas: “Religión”; “Populismo”; “Neoliberalismo”; “Comunismo”, entre otras.

justa1

Los conceptos ideológicos y sus doctrinas, piedras angulares de toda idealización de la sociedad, no son sino simples romanticismos que han acompañado las diversas culturas a lo largo y ancho de la historia humana y sus múltiples sociedades. Y han sido tan pesadas sus cargas significativas que la huella histórica ha creado un vórtice que poco a poco ha consumido el progreso que la humanidad ha logrado por diversos métodos, desde los pacíficos hasta los violentos: La razón y la objetividad comienzan ahora a sumirse en este hoyo, en el vacío significativo que todo lo licua en la opacidad del ideal romántico.

En un texto publicado en este mismo portal, se celebra la existencia de mujeres violentas “que quiebra vidrios, que quema banderas, que raya monumentos, que rompe con el orden!” (sic) y la justificación de éste su sentir, se encuentra en otro ideal romántico, en un sujeto o entidad figurativa martirizada, en lo que, en nuestra área de estudios, se conoce como “héroe trágico”: La mujer sufrida y harta.

Sin embargo, no vine aquí para hablar de esa figuración, de la mancha viscosa que su turbio paso por nuestra cultura genera o significa. No, no puedo hablar en contra de los actos acaecidos en nuestras ciudades durante los últimos días a manos de las feministas; y no puedo porque comprendo la obstrucción virtual de mi actuar si decidiera expresar mi sentir como lo expresó así el autor del texto arriba mencionado, porque tal obstrucción se encuentra en una potencia ejercida en la “externalidad” de mi persona: el deber.

Se ha dejado claro, en redes sociales y en el “sentir” de la vox pópuli, que no se debe hablar en contra de este mal llamado “movimiento feminista”, pues hacer significa ir “contra-natura” del motor romántico ideal que le ha dado justificación; por lo tanto, estoy aquí para hablar sobre ese motor que nace de los vestigios ideológicos de antaño, de esa ideología retrógrada que dicotomiza y polariza, que segrega y falsamente une a sus simpatizantes bajo la sombra de una falsa bandera.

Pues desde el momento que el secretario de seguridad de la CDMX, Jesús Orta, fue agredido por miembros de este recién nacido-pseudo-movimiento, con polvo de brillantina, nació por igual (o debería explicar, mejor), “resurgió” al mismo tiempo, aquella idea romántica y retrógrada que llevó a aquel caballero ficticio de la novela del Amadís de Gaula, a tomar el acero de su espada y golpear salvaje y furiosamente al inocente (de cualquier culpa) caballero que no juró que la amada de aquel otro caballero, era la más hermosa de todas.

La anterior analogía, se balancea en la fragilidad de la falsedad, no por mi empeño en generar desprestigio al movimiento, sino porque éste mismo careció desde su nacimiento de toda razón. “¿Por qué he de luchar por alguien que no conozco?” le interpeló el inocente caballero, ¿por qué habría de jurar algo que se le impone y no que nace de su juicio y razón? Pero el orgulloso y presuntuoso caballero no entendía de razones, pues él tenía a su favor el juicio divino, Dios mismo era su juez y ante Dios no existe razón humana que valga o sea escuchada.

Asimismo, el movimiento feminista de la CDMX no necesitaba razones, alno existir, pues su falso razonamiento surge de una apelación al sentimiento, de un error que siempre concluirá en la justificación “divina”: ¿Qué razón existe que sea mayor que el sufrimiento de la menor de edad, víctima de un terrible crimen?

El movimiento feminista y su razón fracturada, no me imputó ni me indignó, no me interesó cuántos vidrios rompieron o a cuántas personas “ajusticiaron” con el polvo de brillantina, lo que me llenó de asco y miedo, esa ambivalencia que persiste hasta el día de hoy, fue observar cómo la sociedad en mayoría, (en redes sociales y medios de comunicación) celebraron el actuar del caballero que llenó de golpes y magulladuras al inocente jinete cuya única culpa fue estar ahí, en el momento y cruzarse en el camino del ostentoso, orgulloso y presuntuoso caballero enamorado.

justa2

Fui testigo de cómo amigos, colegas y conocidos en general, entre ellos personas a quienes respeto por su gran labor como profesor o críticos, fueron presas de esta hambrienta “ideologización” cuyo símbolo fue el polvo de brillantina. No podía dar crédito a lo que observaba, se celebraba el actuar de estas personas, sobre este errado razonamiento tu quoque y lo hacían sin chistar.

Si creí que en algún momento esta contaminación en mis amigos y conocidos residiría ante el criterio, estuve errado. En el paso de estos días, este ideal romántico que no llama a la razón ni al progreso, ha incrementado su ímpetu y se ha legitimado esta retrógrada forma de pensamiento donde el sentir es absoluto. Ahora se mueve de la falsa equivalencia a la generalización apresurada. Paris González Aguirre asegura que la voz de estas personas en este movimiento, ¡es la voz de todas las mujeres!

Asegura que la atención se ha manipulado para desprestigiar este grito de exigencia, justificadamente colérico, cuando ésta atención se vierte sobre las víctimas de este movimiento feminista y no sobre sus berrinches manifiestos. Y continúa ejemplificando sobre las reacciones y repuestas, tanto de la comunidad general, como de figuras de autoridad, en aras de desprestigiar lo que el autor observa como “justa demanda”, ante un sistema fallido, ante una aparente (a considerar) omisión del grave problema que aflige al país en temas e inseguridad.

El autor asegura en sus primeras líneas que pese a su condición como hombre, como “cisgénero” (lo que sea que eso sea) y como padre de familia, tiene la capacidad para “ver la foto completa”, pero ¿qué importa si el autor es hombre o mujer? ¿Qué facultad le eroga o le prestigia su condición? Y ¿cómo puede el autor hablar de una “foto completa” de un criterio objetivo que antes confesó sesgado, cuando celebra la existencia de una entidad colectiva que atropella los objetivos mismos que exige y presume blandir en el sello de sus estandartes?

Fui increpado, la noche anterior, por un buen amigo quien me recordó que “el hombre no sólo está hecho de razón, sino también de sentir”. Quedé mudo ante el sofisma que se me presentó; posterior a haber leído el texto de Paris González Aguirre; posterior a haber atestiguado cómo doctores de mi profesión, a los que suponía contaban con un criterio objetivo y amplio, compartían “memes” en que se reproducía ese asqueroso tu quoque, ese retrógrado ideal romántico medievalista en que se apela al sentimiento como justificación de cualquier barbarie, en la seguridad de estar armado con la coraza divina de una moral favorecida por el mismo Dios, quien se place de ver cómo su nombre es usado para obtener impunidad a los atroces pecados cometidos.

No, no pude quedarme callado, aunque debía so pena de ser aporreado por la espada de la justicia social, pervertida en un aparente “hartazgo” que no es sino una válvula de escape que utiliza despreciablemente el dolor de una joven víctima, de miles de víctimas para hacer a su antojo, para blandir a su antojo el acero de su “justicia”.

¿Cómo podía mantenerme callado cuando el propio París González Aguirre, en su brevísima guía de la mediocridad y el retrogradismo, perpetúa la versión polarizada que a todos nosotros, arriesgándome a la generalización, nos golpeó el hígado, cuando la población general y figuras de autoridad aseguraban que “si una mujer no quiere ser violada, que se quede en casa; que no salga a fiestas; que no anda sola en la noche”?
La solución y justificación que presenta el autor ante la barbarie que se cobija en falsos ideales románticos como “justicia” y “hartazgo”, fue que los hombres no deben presentarse en las manifestaciones feministas, si no quieren ser víctimas de las mujeres, que no se les pongan enfrente. Y recuerdo las advertencias de aquella mujer, capturada en video, quien alza su voz contra el equipo de periodistas: “No pasen por ahí, los van a golpear”.

No, no puedo tolerar este retroceso. Me repugna pensar que amigas mías perpetúan estas falacias, me hielan las entrañas imaginar los repudios que merecerán estas palabras bajo ese mismo razonamiento quebrado: ¿“cómo te puede indignar más unos vidrios que el sufrimiento y las vidas de las mujeres”? No me importan los vidrios, ni los monumentos y quien me conoce sabe que sostengo tanto amor a la arquitectura histórica como lo tengo al reguetón o a la música banda. En verdad, confieso y suplico que se me entienda: ¡No me importan!

El pobre filántropo que existe en mí, se perfila hacia el presente y el futuro de la sociedad, no hacia su pasado o el legado de éste: pues no existe más importante legado que aquel que se construye en la estructura cultural que nos conforma: los legados histórico-artísticos deben preservarse, pero nunca sobreponerse a los valores y objetivos del progreso social. Preservar el legado artístico, es consumirlo, hacerlo parte de nuestro horizonte y no sólo elevarlo en falsos altares, pero esto es otro tema.

Las verdaderas luchas, aquellas que legaron libertades y valores, aquellas que nos han dado cimiento a nuestra cultura, son los monumentos que se deben preservar. Y aunque este grupo de personas que se han infectado por la ideología romántica de este pseudo-movimiento, están pujando por darle una posición equitativa a tales acontecimientos históricos, tal como se lo presenté a un amigo, cuando aseguraba que los monumentos obtienen su valor directamente de las creencias que las personas le asignan, no puedo ver ninguna “revolución” ni puedo equiparar los berrinches sociales de estas manifestaciones, a cambios paradigmáticos, ni mucho menos a un acontecimiento “histórico”. ¿Por qué? Porque mientras exista una sola voz, una voz de una mujer, mexicana, madura en su criterio, que asegure “no me representan”, cualquier “legitimidad” que este pseudo-movimiento presuma esgrimir, desde su errado y fallido razonamiento, puedo estar seguro que tanto ella como yo, y otros cientos (quizá), no somos una “excepción”; no somos “pendejos” que valoran más unos cristalitos.

justa3

Y para ponerlo en una analogía popular de fácil entendimiento, no apoyamos ni a Bart Simpson, ni a su hermana Lisa Simpson, en aquella escena donde, enrolados en un pleito familiar, Bart asegura que: “pasará haciendo ésto (agitando sus puños) y que si la golpea será su culpa” a lo que Lisa responde: “¿A sí?, pues yo pasaré haciendo ésto (lanzando patadas) y si lo golpea será su culpa”. Si Paris González Aguirre asegura que ésta es la solución al problema, si el propio pseudo-movimiento no puede observar la falla en su razón que amenaza con dar de golpes con una oxidada espada a quien no esté en su favor, entonces la violencia contra las mujeres nunca encontrará una solución. Repetir, imitar las acciones del enemigo sólo tendrá resultados cuando uno de ambos consiga el arma más poderosa. Pero desde un verdadero vistazo a la foto: polarizar la sociedad en aliados y enemigos ya es la derrota de cualquier guerra, antes que ésta inicie.

Maldito Estado violador. Y malditos todos sus aliados que no se unan para violarlo.

Mario Grana

2 de Mayo de 1986. Guadalajara, Jalisco. México. Egresado de la carrera de Letras Hispanoamericanas del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH). Profesor de Español como segunda lengua y Gramática del Español. Estudiante de literatura, investigador de Semiótica literaria.