Jueves, 16 Junio 2016 14:04

Usuarios de redes, cómplices de #Ladies y #Lords

Escrito por
Valora este artículo
(4 votos)
Usuarios de redes, cómplices de #Ladies y #Lords Cortesía

Bajo el hashtag de #Lady o de #Lord, usuarios de redes sociales en México han logrado etiquetar a todo aquel individuo que consideran reprobable en la sociedad, el cual, gracias al uso de las cámaras de los teléfonos, puede ser exhibido en el Ágora público virtual para entrar en el juego de la ironía y de la sátira, además de otorgarle la merecida fama negativa a manera de castigo internáutico inmediato.

Sin embargo, los alcances de este fenómeno comienzan a salirse de control y se vuelcan hacia el reflejo de una sociedad que no sólo busca mofarse de actos considerados como reprochables, sino que, a su vez, esos actos están siendo utilizados para denigrar a las personas que se vuelven protagonistas de los videos millones de veces compartidos.

El martes 14 de junio de 2016, el trending topic en Twitter lo alcanzó una menor de edad (adolescente), que, al parecer, bajo su permiso fue grabada y fotografiada realizando sexo oral a su novio en una escuela y con el uniforme de la institución, en presencia de los amigos del galán. Situación que ha llevado a catalogarla en las redes como una “Lady”.

Y sin afán de contribuir más al frenético morbo por ver las imágenes de esta chica bajo esta situación, escribo estas líneas con el único objetivo de cuestionar y reflexionar sobre diferentes situaciones que quisiera exponer, sin entrar en un aire moralista y de golpe pecho.

¿Qué es lo que está pasando con nuestros adolescentes que día con día se ven más inmersos en actos de violencia, delincuencia, drogadicción, violaciones, o falta de pudor? Pensando tan solo por citar algunos ejemplos, en los casos de los llamados “Porkys” de Veracruz, en el caso de Chihuahua en el que un grupo de adolescentes privó de la vida a un niño de 6 años en lo que ellos llamaron como un “juego”, y ahora en la exposición pública y en redes sociales de estos adolescentes en una escena que va más allá del morbo y del exhibicionismo.

¿Dónde están los padres de estos adolescentes y cuáles han sido las dinámicas familiares que han permitido que sus hijos se vean envueltos en casos así?

¿Hasta dónde, como sociedad, les estamos fallando a las futuras generaciones? Que al parecer de forma directa o indirecta incitamos, permitimos e incluso nos servimos de ellos para colocarnos en el centro de burlas y mofas.

En el caso específico de esta chica (a la cual no nombraré como ha sido denominada en redes, no sólo porque me parece denigrante, sino porque sería contribuir con el problema) y de los jóvenes involucrados en el caso específico, me queda claro que existe una total falta de madurez y consciencia sobre las dimensiones que sus actos han alcanzado y las consecuencias que los mismos traerán ante una sociedad que es catalogada todavía como machista y de doble moral; y aun cuando pudiese entender que esta falta de madurez, entre otras muchas cosas, sean las causantes de ponerlos en una situación así. Lo que no puedo entender es cómo, como sociedad, seguimos contribuyendo a que esto pase de forma diaria, a que se le dé difusión masiva a las imágenes y las mismas sirvan de burla ante frases y palabras que no sólo denigran a una menor de edad, sino que también la vulneran y contribuyen a pisotear más su dignidad.

Diría mi abuela: “Tan culpable es el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”. En este sentido, me parece que tan culpables de reproches son ellos, como nosotros que al centrarlos en medio del escrutinio, la mofa y el prejuicio social, nos hemos olvidado de que les hemos fallado al no haber generado un contexto social que les permita tener alternativas reales, que los aliente a ser mejores, a superarse y a crecer con valores y principios, a luchar por sus ideales valorando el esfuerzo, el trabajo, la dedicación y no enalteciendo el camino fácil y la fama sin sentido.

Creo que es necesario detenernos un momento y reflexionar si nuestros actos en la vida real y cotidiana y en el mundo virtual de las redes sociales, son tendientes o suficientes para incidir y generar un mundo mejor para ellos, para nuestros hijos, para las generaciones futuras.

Si al pensar en esto la respuesta es “no”, entonces debemos empezar a cambiar lo que hacemos, debemos esforzarnos más por generar mejores condiciones, debemos comenzar a hacernos responsables de nuestras acciones y decisiones diarias sin pensar por un momento en lo que el de al lado no ha hecho o lo que el gobierno en turno (que, dicho sea de paso, nosotros escogimos directa o indirectamente) está haciendo o ha dejado de hacer.

La solución para muchos problemas que vivimos está en nuestras manos, por ello es hora de dejar de ser parte del problema y convertirnos en la solución, si no, el día de mañana no nos sorprendamos de que sean nuestros hijos o familiares las futuras “Ladies” o “Lords” de las redes sociales y sigamos inmersos en esta dinámica destructiva que como sociedad hemos alimentando. 

Modificado por última vez en Miércoles, 06 Julio 2016 00:25
Erika Crystal Zavala López

Egresada de la Universidad de Guadalajara en la carrera de Derecho y la Maestría en Derecho con orientación civil y familiar, fungió como directora académica en el Centro Universitario UTEG, docente a nivel medio superior y superior, presidente del Colectivo ALTAVOZ Jalisco, luchadora social por los derechos humanos. 

Lo último de Erika Crystal Zavala López