Jueves, 22 Febrero 2018 22:56

La “Apócrifa” narrativa de Rafael Villegas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Reseñas breves con mirada joven

 

La “Apócrifa” narrativa de Rafael Villegas

 

“Para cambiar un orden imaginario existente,

primero tenemos que creer en un

orden imaginario alternativo”

(Sapiens, a brief history of mankind, Yuval Noah Harari)

La naturaleza humana es una complicación. Llena de misterios, deseos y aspiraciones, pero al mismo tiempo, llena de tragedia y maldiciones; lleva al humano a transitar su vida tratando de comprender al mundo, su forma, su porqué de existir, le atribuye a cada una de sus interrogantes una entidad particular.

El humano oscila entre dos realidades: una objetiva y una subjetiva y tiene la asombrosa capacidad de unirlas en su vivir cotidiano, haciendo que su imaginario subjetivo pueda tomar una forma en el mundo físico. Esta capacidad nos da a nosotros la cualidad de poder encarnar nuestros más terribles miedos, convirtiéndolos en terribles monstruos o de darle a cada fenómeno de la naturaleza que no podemos comprender una forma física, aunque a veces nos resulte del todo incomprensible.

Apócrifa (Rafael Villegas. Editorial Paraíso Perdido, 2017) resulta una obra bastante interesante en la que el autor experimenta con temáticas que pudieran resultar novedosas para los lectores jóvenes: las caras más extrañas de la naturaleza humana, su pensamiento, su conciencia, su memoria y, sobre todo, su tiempo en donde juzga su flujo de una manera nostálgica e inteligente. Además, en ella Rafael Villegas añade un plus a su creación: un lenguaje rico y fácil de comprender.

La bifurcación es parte de su problemática. Se le presentan al lector dos libros de distintos colores, dos posibilidades de lectura para acercarse a la narrativa de Villegas: El libro negro y El libro blanco. Juntos contienen 15 cuentos que hablan sobre diferentes aspectos de la naturaleza humana. El autor, al principio de cada relato, añade un epígrafe que cumple la función de un hilo conductor que va tejiendo el tiempo de los libros, además de darle, con esto, un atisbo poético por medio del cual el lector puede escapar antes de ingresar de lleno a la obra.

Describir la naturaleza humana es difícil, pero el autor lo hace de una manera inteligente, metiendo a sus cuentos personajes mitológicos y mágicos para darle un toque místico, como también para estremecernos y hacernos reflexionar sobre el imaginario social.

Esta obra nos traslada a rincones únicos en el mundo: desde la fría y misteriosa Siberia, hasta el cálido y místico desierto australiano, pasando por lo más cotidiano que puede sernos la misma ciudad de Guadalajara. El autor nos describe de una manera tan precisa cada lugar que no nos cuesta trabajo imaginarnos el escenario en el que la historia se está llevando a cabo. Y no sólo nos muestra lugares insólitos y mágicos, sino que también nos hará viajar en el tiempo. Por ejemplo, al Golfo Pérsico del siglo XVII o a la observación cósmica mexicana del siglo XIX. Y no se queda en el pasado, sino que nos lleva a la era de los viajes interestelares y la colonización de mundos paralelos, así como a un futuro más distante, invitándonos a contemplar el universo cuando la última estrella se apaga y el humano deja su forma corporal para convertirse en una conciencia de memorias, para así perdurar, sin olvidar que la memoria es el mejor recurso para luchar contra el futuro.

El manejo del terror mediante personajes misteriosos o monstruos creados por la miseria humana, así como la profundidad de cada personaje en estas narraciones, nos acompaña en un viaje físico y temporal por el imaginario humano, para descubrir así nuestra propia naturaleza.

Debido al extraordinario manejo de la fantasía humana, así como del imaginario colectivo, este libro (estos libros) es capaz de transportarnos a un mundo distópico a través de nuestra imaginación, a la par que invita a la reflexión sobre aquello que nos convierte, nos hace, nos forma, como humanos; nuestra Apócrifa existencia.

 

 

*Alejandro Trujillo Ruiz es estudiante de cuarto semestre en el Colegio Cervantes Costa Rica (bachillerato) en Guadalajara.

Modificado por última vez en Jueves, 22 Febrero 2018 23:04