Sábado, 20 Agosto 2016 15:43

Guadalajara, Guadalajara

Escrito por
Valora este artículo
(5 votos)

En otros lugares he comentado acerca de cómo nuestra Guadalajara y su zona metropolitana es una ciudad bicéfala. El slogan de nuestra presidencia municipal es precisamente “Guadalajara, Guadalajara”, canción que en su momento Pepe Guízar creara como tributo a la ciudad que lo vio nacer y que ensalza no sólo a la susodicha, sino a las ciudades y poblados vecinos. En cierto sentido, “Guadalajara, Guadalajara” ha sido el himno de nuestro estado de Jalisco, que sin más ni menos el cine mexicano de la época de oro tomó como prototipo de lo mexicano para representarnos en el mundo. Así de fuerte es el simbolismo que acompaña a esta canción.

Los gobiernos y su mercadotecnia no dan paso sin guarache y con el fin de maquillar una serie de fallas y responsabilidades, un puñado de malestares y evidentes carencias generales, han tomado una serie de imágenes sobre la ZMG que deben ser orgullo y vanidad de los jaliscienses, han retratado las partes bonitas y omitido las descuidadas, que a decir verdad representan una proporción mucho mayor. Haciendo uso de la voz de algunos cantantes y grupos reconocidos en lo popular, “Guadalajara, Guadalajara” es un nuevo canto de sirena que por su evidente atractivo nos lleva a una Guadalajara ficticia, una que no es más que un espejismo. No sólo el desempleo, el incendio accidental y repetido de mercados antiguos (pasaron desgracias de incendios al antiguo mercado Libertad, al Corona en más de una ocasión y al Alcalde recientemente), la desmantelación –una más- de nuestro centro histórico en aras de la modernidad, las inundaciones de cada año que -como padres moralizantes nos han hecho responsables por los papelitos y chicles que tiramos a las alcantarillas-, la mala atención a las vialidades con su bacheo de baja granulosidad y espesor, la violencia vivida y la corrupción, los gasolinazos; son sin duda cosas reales que tienen un origen estructural y que no se pueden adjudicar a la maldad e irresponsabilidad innata del jalisciense promedio. “Guadalajara, Guadalajara” quiere esconder lo que no se puede.

Es cierto que los malestares de nuestra ZMG así como los de otras latitudes del país no se deben sólo a las presentes administraciones, el mal estado de las cosas no es exclusivo de los que están o estamos ahora ni de este pedacito del país, es cierto. Sin embargo esto no debe ser un consuelo de tontos, maquillar no es mejorar, distraer no es resolver y esconder no es desaparecer.

Mi performance en este sentido sería una “Guadalajara, Guadalajara” que destaque eso hermoso que tenemos, pero que también y sin eufemismos retrate todo lo demás, los baches y corralones llenos de autos en mal estado, la polución y demás, no para echar culpas, sino para partir de una Guadalajara sentida, vivida y real.

Modificado por última vez en Sábado, 20 Agosto 2016 22:55
Edson Javier Aguilera Zertuche

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara, Maestro en Estudios Filosóficos y Licenciado en Filosofía por la Universidad de Guadalajara. Profesor de la Maestría en Derecho, la Maestría en Administración de la Universidad Enrique Díaz de León y de la Licenciatura en Intervención Educativa de la Universidad Pedagógica Nacional. Autor de diversos libros y columnista.