Sábado, 19 Noviembre 2016 23:28

Abracadabra

Escrito por
Valora este artículo
(5 votos)

Quinto Sereno Samónnico quien vivió cerca del año 200 después de Cristo y fue médico del emperador Lucio Septimio Basiano, escribió en su texto “Liber Medicinalis” que la palabra abracadabra era usada en un amuleto por los enfermos de malaria y que en un lapso corto de tiempo la enfermedad desaparecía. Otros emperadores y altos políticos romanos eran seguidores de sus recomendaciones.

Hasta aquí dos cosas; la primera es lo dubitable sobre una palabra que pueda acabar con una enfermedad y aunque ahora se crean también cosas descabelladas; parece algo que no debemos aceptar sin examen, estoy de acuerdo. La segunda es que la palabra de la que hablamos tiene por mala suerte más desprestigio que la tabla del uno. ¿Quién no ha escuchado “abracadabra” en caricaturas y películas de bajo presupuesto? Parece que el tema, sinceramente no da para escribir.

Por otro lado, debemos reparar en que aunque fuera el siglo III Quinto Sereno no logró una reputación por ser un perfecto imbécil que la pasara hablando de memes, de hecho es muy probable que muchos hombres del siglo III fueran más sabios que muchos otros del siglo XXI cuya educación consiste en telenovelas románticas, futbol y reggaeton.

Respecto a abracadabra se especula sobre sus posibles orígenes, siendo la expresión hebrea Aberah KeDabar una de las más aceptadas y que significa “creo mientras hablo” (de crear), otra acepción que tiene su validez según los expertos es el arameo Avada Kedavra que quiere decir “que lo que se destruye”, expresión que parecía convencer a Quinto Sereno. Entre los gnósticos esta palabra era muy popular por su morfología dado que la letra A representa unidad y acción, la B representaba según su creencia la matriz binaria y la R es la reunión de estos dos principios fundamentales, también estaba asociada a números cabalísticos como el 6 y el 11. Por otro lado se creía que provenía del nombre del dios Abraxas que es lo bueno y lo malo a la vez, el origen del mundo y cuya suma del valor de cada una de sus letras da 365 que es la cantidad de días del año. Como quiera que sea abracadabra representa la posibilidad de creación, evoca todo tipo de imágenes y su pronunciación en ciertas circunstancias –se creía- anticipaba la aparición de algo asombroso.

La cuestión crucial según veo es el poder que históricamente se le atribuye a la palabra. En magia, la palabra es la fuente más poderosa de creación y sus diversas manifestaciones como el habla, el canto o la representación gráfica implican un manejo de energía. Con la palabra Dios creó al mundo según el Génesis, por ejemplo.  El politólogo italiano Giovanni Sartori reafirma que por la palabra es posible el pensamiento, sin palabra no hay discurso ni razón. Por la palabra la ley es posible, con la palabra se conquista a una mujer. Se dice que la magia consiste en el uso prudente de las tres principales fuentes de generación; el signo, el símbolo y el verbo. Esta es la relación a la que queríamos llegar, ¿cómo una palabra puede tener ciertas propiedades más allá de su uso lingüístico?, ¿Cómo el verbo puede generar? ¿Y si la palabra Abracadabra no tiene una importancia tal por qué ha pervivido al paso de los siglos? 

Modificado por última vez en Sábado, 19 Noviembre 2016 23:31
Edson Javier Aguilera Zertuche

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara, Maestro en Estudios Filosóficos y Licenciado en Filosofía por la Universidad de Guadalajara. Profesor de la Maestría en Derecho, la Maestría en Administración de la Universidad Enrique Díaz de León y de la Licenciatura en Intervención Educativa de la Universidad Pedagógica Nacional. Autor de diversos libros y columnista.