Lunes, 09 Septiembre 2019 17:47

¿Están nuestras mentes únicamente en nuestros cerebros?

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

¿Están nuestras mentes únicamente en nuestros cerebros?

Un debate sobre la mente, la materia y sus mecanismos

Por: Susana Martínez-Conde*

(Traducción: Fernando García)

¿Es tu mentecada sensación, sentimiento y memoria que has tenido—completamente controlada por tu cerebro? Si es así, ¿esto significa que eres meramente una máquina, y que todo sentido y propósito es ilusorio?

Hace un año, estuve junto al autor de Aping Mankind, Raymond Tallis, y con el filósofo y autor de I am not a Brain, Markus Gabriel, para discutir estos temas en el Festival How the Light Gets In, organizado por The Institute of Art and Ideas. El video del debate, el cual puedes ver en la parte final de esta página, acaba de ser publicado.

Mis compañeros panelistas y yo abrimos el debate con discursos cortos, exponiendo nuestras posiciones sobre si nuestra mente y nuestra conciencia no son más que simple materia y mecanismos fisiológicos. Específicamente, se nos encargó responder tres preguntas en un principio, en cuatro minutos o menos:

¿Son nuestras mentes solamente nuestros cerebros?

¿La neurociencia ha demeritado a la filosofía?

¿Necesitamos crear nuevos conceptos, o abandonar los viejos, para entender por qué nos hace sentido la realidad?

El escrito que preparé para tratar dichas preguntas sigue a continuación, pero asegúrate de ver el video completo para puntos de vista alternativos y la discusión que siguió durante el debate.

Muchas de las investigaciones que realizamos en mi laboratorio se enfocan en la comprensión de las bases neuronales de la percepción del ilusionismo. Hace aproximadamente 10 años que inicié mi interés por la neurociencia de la magia, y comencé un programa de investigación sobre por qué la magia funciona en nuestro cerebro. En el proceso, decidí tomar clases de magia para entenderla mejor: no solamente como un científico que mira desde fuera, sino desde la perspectiva del mago; esto no solo fue una buena inversión para la investigación, sino también mucha diversión.

Pero cuando le cuento a la gente sobre esto, una pregunta que frecuentemente me hacen es si aún disfruto los espectáculos de magia o si ahora los siento mundanos y poco mágicos. Siempre respondo que ahora la disfruto mucho más que antes de empezar a estudiarla.

La razón por la que les cuento esta historia es que, cuando leí uno de los temas principales del debate “¿somos solamente nuestros cerebros?”, me hizo pensar en cómo algunas personas se preocupan del hecho de que si comprenden cómo funciona la magia, ésta se arruinará para ellos.

Algo que me causa mucha curiosidad es ¿por qué utilizamos la palabra “solamente”? ¿Por qué deberíamos sentir que ser “solamente” nuestro cerebro nos disminuye de alguna manera? Mi posición en este debate es que aunque nuestros pensamientos y sentimientos son producto de nuestro cerebro, eso no los hace menos maravillosos o fascinantes.

Nuestro arte, nuestra ciencia, nuestra humanidad, no es menos porque surge de nuestro cerebro. Nosotros somos una pieza del universo tratando de encontrarle un sentido al mismo, y eso es enorme. Incluso si no hay algo más que ese proceso de búsqueda de sentido.

En cuanto a la pregunta de ¿cómo la vida puede ser significativa si somos sólo nuestros cerebros? Mi respuesta es, ¿por qué no podría serlo? Nuestros cerebros son máquinas que buscan sentido. Nosotros hemos evolucionado para encontrar significado, para conectar causa y efecto, para extraer orden, estructura y propósito del mundo a nuestro alrededor, aun cuando estamos rodeados de caos. Así que todos podemos estar seguros de que nuestros cerebros no dejarán de encontrar significado, incluso si el universo no tiene propósito alguno.

El sentimiento de que la vida tiene sentido está arraigado dentro de nosotros, no estaríamos aquí si nosotros (y nuestros ancestros durante eones) no sintiéramos que la vida vale la pena vivirla. Así que creamos nuestros propios significados, los cuales pueden ser o no ilusorios aunque, aun siendo ilusorios, son reales para nosotros. De hecho, una de las maneras en que un cerebro encuentra sentido es convenciéndose a sí mismo de que es algo más que un cerebro.

Sobre el texto

Este artículo apareció originalmente en inglés como “Are Our Minds Just Our Brains? en la plataforma digital de la revista Cientific American. Es reproducido en Diacrítico con la autorización de la autora.

Sobre el autor

Susana Martínez-Conde es una neurocientífica gallega, graduada en neurociencias por la Universidad de Santiago de Compostela y por la Harvard Medical School, graduada en psicología por la Universidad de A Coruña y en psicología experimental por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en los procesos neurológicos detrás del ilusionismo y la magia.

Modificado por última vez en Lunes, 09 Septiembre 2019 17:57

Medios

Minds, Matter and Mechanisms. Are humans more than machines? Institute of Art and Ideas' annual philosophy and music festival HowTheLightGetsIn
Más en esta categoría: « Pedro Infante, el carisma y el amor